Uno de los factores más importantes para tener éxito en las redes sociales es contar con un plan estratégico claro.

El marketing en medios sociales, al igual que cualquier otra acción de marketing, necesita desarrollar una planificación estratégica que simplifique la tarea y permita obtener los mejores resultados.

Si no conoces tu mercado, o quieres tener una presencia masiva en redes y no participas por falta de tiempo, si no tienes un objetivo claro y no sabes dónde quieres llegar, lo más probable es que la presencia en redes se convierta en un fracaso.

El primer paso es segmentar tu mercado. Una vez definido y habiendo concretado el público clave al que te diriges, podrás tener una idea más clara del tipo de redes sociales que utilizan y escoger con mayor acierto las más adecuadas para cada segmento. Si bien Twitter y Facebook son las más populares, no quiere decir que tu público clave se encuentre necesariamente en ellas.

También es importante analizar cómo actúa la competencia. Una vez localizadas las plataformas sociales donde se relacionan tus públicos clave es necesario analizarlas, identificar cómo se comunican tus clientes y tus competidores, qué tipo de información comparten, cuántas veces actualizan sus contenidos, etc. Todo esto te dará una idea del modo en que puedes aproximarte a tu mercado. Las redes sociales son diferentes, tienen diferentes mercados y usos, y las técnicas para desarrollar relaciones varían de una red a otra.

Asimismo, es imprescindible tener bien definidos los objetivos ¿Qué quieres lograr con el uso de las redes sociales? Es posible que tu objetivo sea tener una mayor notoriedad de marca o mejorar la visibilidad en Internet, o bien fidelizar a tus clientes actuales, o promocionar un nuevo producto o servicio… En cualquier caso, sólo estableciendo unos objetivos claros podrás desarrollar las acciones necesarias para lograrlos.

Una vez seleccionadas las redes sociales en las que vas a actuar y teniendo siempre presente los objetivos que persigues llega el momento de dar el paso hacia la participación activa.  Debes ser consciente que la participación en las redes requiere una dedicación constante, no sólo en la frecuencia con la que generes los contenidos, sino también en la monitorización sobre las conversaciones e interacciones originadas a partir de esos mismos contenidos y los comentarios generados acerca de tu marca, producto o servicio.

Recuerda que las redes sociales se caracterizan por tener una fuerte viralidad. Si no pretendes destinar un tiempo determinado y no dispones del personal cualificado para gestionar un proyecto en redes sociales es mejor no dar el paso hasta que este aspecto quede resuelto.

Y, por supuesto, es muy importante generar siempre contenidos de calidad, evitando el exceso de contenidos pobres o irrelevantes. Mucha información no significa siempre un mayor retorno, la calidad deber primar sobre la cantidad. Debes prestar atención a lo que tus clientes/seguidores  necesitan o se sienten realmente interesados, atendiendo estas necesidades y contribuyendo con contenidos en su justa medida. Sólo así podrás impulsar tu sello de identidad y tu reputación corporativa en la red.

No olvides que la reputación que hayas podido generar a través de las diferentes interacciones y valores en la red no siempre estará bajo tu control. Son las personas quienes la configuran a partir de sus conversaciones y opiniones. Por lo que te resultara útil y muy necesario saber escuchar.

Dolors Carretero
Consultora en Comunicación y RRPP
Directora de Omnia Comunicación

Tags: ,

Incluye tu comentario