Blog

El vídeo online como pieza clave en la estrategia de Branded Content

Las marcas apuestan cada día más por la omnicanalidad a la hora de distribuir sus contenidos y tener un mayor impacto en sus públicos clave. Y es que la multiplicidad de canales permite alcanzar un espectro muy amplio de audiencias, cada vez más fragmentadas, especialmente a través de contenidos que aporten valor, enseñen, diviertan y generen afinidad.

Más allá del mensaje publicitario, el branded content persigue conectar con la audiencia, generar una experiencia positiva en el usuario para fortalecer las relaciones a medio y largo plazo. Crear un vínculo duradero, que tenga que ver con la preferencia de la marca y la fidelización, y no con la venta directa o inmediata de un producto o servicio.

El vídeo online es una pieza clave en esta estrategia, ya que ofrece múltiples ventajas a la hora de captar la atención de los usuarios, comunicar contenidos de forma atractiva y eficaz y generar engagement.

De entrada, el cerebro humano es capaz de procesar el contenido audiovisual 60 mil veces más rápido que el texto. Su consumo no requiere esfuerzo y permite incluir música, texto o animación para estimular nuestra atención.

Por otra parte, según estudios recientes, unos 100 millones de internautas son consumidores de vídeo online a diario y 9 de cada 10 visualizan vídeos realizados por marcas. El vídeo online es uno de los formatos más compartidos en la red y genera hoy en día más de la mitad del tráfico móvil.

Tipologías y contenidos

En el sector industrial, por ejemplo, el vídeo online facilita al usuario el entendimiento de un proceso productivo complejo, los beneficios que la aplicación del producto aporta al cliente, o una explicación técnica sobre su uso o montaje. Una mayor comprensión influye en gran medida sobre la decisión de compra.

En retail, alimentación o moda son muy efectivas las fórmulas basadas en storytelling. Historias capaces de despertar emociones y de conectar con el público, aquellas que generan una relación más allá del propio mensaje y que hacen que aquel contenido perdure en la mente del consumidor y, por ende, tenga más posibilidades de ser compartido.

Existen muchas tipologías de vídeo, según el tipo de mensaje que transmiten. Por ejemplo, los vídeos corporativos, los tutoriales, los promocionales o los testimoniales, que muestran lo que dicen de ti tus clientes satisfechos.

 

Sin embargo, más allá del mensaje, también es preciso que el vídeo se adapte al tipo de audiencia al que va dirigido, se tenga en cuenta su formato, una duración adecuada, la plataforma de difusión y, por supuesto, la parte creativa.

Como parte de nuestra estrategia de contenidos, el vídeo online también debe perseguir un objetivo estratégico, que se concretará previamente un guión y storyboard, un conjunto de ilustraciones presentadas de forma secuencial que servirá de guía para planificar la estructura de una de vídeo y previsualizar la animación.

En Omnia Comunicación te ayudaremos a desarrollar tu estrategia de Branded Content y a realizar vídeos creativos que te ayuden a conectar con tus clientes. Consúltanos!

, ,
Entrada anterior
Innovación tecnológica y marketing: una realidad que supera la ficción.

Entradas relacionadas

Menú